lunes, 2 de enero de 2017

Esclavo patético

Para mi no hay nada más patético que ver a un sumiso llorar. Me enerva, me saca de quicio totalmente. No puedo soportar ver a un gusano pajillero y amariconado lloriqueando como una nenaza, a punto de mearse encima del miedo e intentando protegerse de mis golpes poniendo sus brazos delante de la cara.

¿Pero que os habéis creido? Tenía un sumiso así en mi cuadra y se fué a la puta calle, pero lo más gracioso es que ahora se ha convertido en mi esclavo y él sin saberlo.

Me llama a cada momento a mi linea 803 477 608 adorándome, me da dinero, me conpra regalos en oro, y lo más gracioso, jajajajaja, hago con él lo que quiero y anoche mismo me suplicaba que le diera 50 latigazos atado por el pene, como en este video, pero además con los ojos vendados para, según dice el perro, para no ver por donde viene los latigazos, jajajajaja.

Pues nada, dicho y hecho. Este perro pajero es mio y de nadie más, y él y yo lo sabemos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario